Editorial Relieve logotipo

LA ESTRUCTURA DE LA NOVELA

I

Desde las primeras frases de Culpable, tenía visualizada la estructura de la novela, con el único propósito de ser más eficiente. Escribir cientos de páginas con capítulos complejos, descripciones para construir decorados o mostrar las fotografías de los personajes y sus roles, desde distintos ángulos y escenarios, lleva horas de documentos, esquemas y bocetos.

Aunque la última y principal consecuencia sería facilitar la lectura, a quienes comprasen el libro, que muchos meses después de acabar el primer manuscrito, estaría en las librerías. Esa era mi único objetivo, que fuera una novela entretenida y de una compleja sencillez, que cualquiera pudiera leer. Que enganchase desde la primera frase.

Y lo conseguí. Para esa finalidad, los párrafos deberían de ser cortos, entre cinco y diez líneas. Los capítulos deben de tener una extensión entre dos y cuatro páginas. Y el cómputo total, no superar las cuatrocientas. Y logré fusionar todas esas características técnicas, sin que el ritmo y desarrollo de la narración, se vieran afectado.

II

Antes de ser escritor, he sido alguien que leía un mínimo de cincuenta novelas en un año, más cuentos infantiles, poemarios, relatos y artículos de opinión. Un requisito que sí o sí hay que cumplir para pertenecer a uno de los oficios más antiguos de la humanidad. Y aprendí, que existe dos grandes grupos en el que se clasifica todas las características de una novela.

La historia que estás narrando y arquitectura. Dos esferas con zonas comunes, que hace posible que una historia sea entretenida o lo contrario. De ahí obtenemos el enfoque, tono, líneas de los párrafos o el número de páginas de los capítulos (que tenían que ser cortos para que una lectura fluida, y con las pausas necesarias, para que el lector pueda dejar el libro, sin el estrés o la desesperación de tener que leer hasta el final de un capítulo de veinte páginas).

Ese requisito tiene un problema técnico, comprimir lo que está sucediendo o reflexiones que, del narrador en unas pocas páginas, sin que se viera forzado el corte. Otra dificultad son los conectores o nexos que unen el final e inicio de los capítulos cortos, para que la historia tenga fluidez y una continuidad coherente, y la lectura sea una experiencia agradable. Y eso depende del estilo y habilidades técnicas autor.

Por el contrario, el enfoque, tono y ritmo dependerá del vocabulario, presentación de los personajes, acontecimientos, conflictos, los temas que ha elegido, si hay referencias culturales. Cuya suma de características, hará, junto a una sintaxis cuidada, un libro atractivo.

Otros de los puntos que hace que una novela sea un éxito, son sus giros de guion o imprevisibilidad, ofrecer dos puntos de vista opuestos a través de los personajes principales que determinarán la trama, dramatismo y profundidad psicológica; y por último, el título y el diseño de la portada, que sumará para crear una novela incómoda y asombrosa.

Keith W. Rowland

Salamanca, 1 de febrero de 2024

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00

Consentimiento

Responsable del tratamiento: EDITORIAL RELIEVE, S.L. Finalidad: Atender la solicitud de información solicitada a través del formulario. Legitimación: Ejecución de la relación contractual establecida por las partes y consentimiento prestado por el afectado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o supuestos de interés legítimo corporativo entre las empresas titularidad del responsable. No existen transferencias internacionales de datos. Derechos: Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, oposición y/o limitación al tratamiento y a no ser objeto de una decisión basada únicamente en el tratamiento de datos automatizado, incluida la elaboración de perfiles, así como revocar los consentimientos otorgados dirigiendo su solicitud EDITORIAL RELIEVE, S.L., C/ Domingo Ram, 43, 1º izquierda – C.P. 50017 Zaragoza o a la dirección info@editorialrelieve.com tal y como se indica en la política de privacidad.